dilluns, 4 de setembre de 2017

Myanmar: la nazi Aung San bloquea toda la ayuda de la ONU a los civiles

Myanmar, gobernada por la oligarca y "premio Nobel de la Paz" de la OTAN Aung San Suu Kyi, hija de quien la sometió al invasor nipón durante la II Guerra (ambos en la foto), ha bloqueado todas las agencias de ayuda de las Naciones Unidas que entregan suministros vitales de alimentos, agua y medicinas a miles de civiles desesperados en medio de una sangrienta campaña militar de genocidio contra los musulmanes. El organismo mundial ha suspendido las distribuciones en el norte del estado de Rakhine después de que los masacrados rohingas atacaran las fuerzas gubernamentales el 25 de agosto y el ejército respondiera con una nueva ofensiva que ha matado a cientos de personas y obligado a huir a decenas de miles de civiles.

La Oficina del Coordinador Residente de la ONU en Myanmar afirma que las entregas fueron suspendidas "porque la situación de seguridad y las restricciones de visita del gobierno nos impidieron distribuir la asistencia", sugiriendo que las autoridades no están dando permiso para operar. "La ONU está en estrecho contacto con las autoridades para asegurar que las operaciones humanitarias puedan reanudarse lo antes posible", dijo. La ayuda estaba siendo entregada en otras partes del estado de Rakhine, añadió.

En la violencia más mortífera durante décadas en el área, el ejército está acusado de atrocidades contra la minoría musulmana perseguida de los Rohinga, decenas de miles de los cuales han huido de aldeas ardiendo a Bangladesh, muchos con heridas de bala. El personal de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) no han realizado ningún trabajo de campo en el norte de Rakhine durante más de una semana, lo que afecta tanto a los millones de pobres budistas, así como a los musulmanes Rohinga.

El Programa Mundial de Alimentos de la ONU (PMA) asegura que también tuvo que suspender las distribuciones a otras partes del estado, dejando a un cuarto de millón de personas sin acceso regular a los alimentos en un país en manos de la oligarquía terrateniente heredera del imperio británico colonial.

Dieciséis organizaciones no gubernamentales de ayuda, como Oxfam y Save the Children, también se quejaron de que el gobierno restringió el acceso a la zona de conflicto. Las organizaciones humanitarias están "profundamente preocupadas por el destino de miles de personas afectadas por la violencia" en el norte de Rakhine, dijo Pierre Perón, portavoz de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) de la ONU en Myanmar.

Los refugiados que han llegado a Bangladesh durante la semana pasada han contado horribles historias de "masacres" en aldeas que dicen que fueron atacadas y quemadas por soldados. A lo largo de millas de la frontera, el humo negro grueso se puede ver levantándose de pequeños asentamientos rodeados por campos verdes.

El gobierno culpa a los rebeldes por quemar sus propios hogares y los acusa de matar a budistas e hindúes, una afirmación repetida por algunos residentes. Aunque los rohinga han sufrido opresión durante décadas, el reciente ataque de violencia es visto como una escalada peligrosa porque fue provocado por un nuevo grupo militante Rohinga llamado el Ejército de Salvación Rohinga Arakan.

El ejército dice que 400 personas han sido asesinadas, la gran mayoría de ellas "terroristas", aunque el bloqueo del gobierno del acceso a Rakhine hace imposible verificar las cifras oficiales. 1,1 millones de rohinga viven en Myanmar, que se niega a concederles la ciudadanía y ha sido condenado internacionalmente por su tratamiento inhumano de la minoría étnica.

Los líderes religiosos de línea dura en la mayoría budista theravada de Myanmar han alimentado el sentimiento anti-musulmán y acusan a los trabajadores de ayuda de un sesgo pro-Rohinga. Las oficinas de ayuda fueron saqueadas durante los disturbios organizados por los budistas en 2014, en la capital estatal de Rakhine, Sittwe.

La títere del imperialismo Aung San Suu Kyi también ha forjado una relación cada vez más antagónica con las organizaciones humanitarias en Myanmar. Su oficina acusó a los trabajadores humanitarios la semana pasada de ayudar a "terroristas", lo que provocó temores por su seguridad.

Más de 100.000 rohingyas que han vivido en campos de desplazamiento en Rakhine desde 2012, cuando la violencia entre musulmanes y budistas los obligó a salir de sus hogares, también dejaron de recibir ayuda la semana pasada, lo que les deja en el total abandono, sin alimentos ni protección.

Según los informes, los contratistas se negaron a hacer entregas a los campamentos porque estaban demasiado asustados por el resentimiento de los budistas locales para presentarse al trabajo. Las letrinas se desbordan en campamentos que normalmente reciben asistencia regular.

Las autoridades también han negado el acceso del personal internacional mediante la aprobación de visados, mientras que el personal "no crítico" del norte del estado ha sido evacuado. "Hay una necesidad urgente de asegurar que las personas desplazadas y otros civiles afectados por la violencia estén protegidos y se les dé un acceso seguro a la asistencia humanitaria, incluyendo comida, agua, refugio y servicios de salud", dijo el portavoz de OCHA, Perón, informa The Guardian.

La genocida Aung San, "premio nobel de la paz" como tantos asesinos de la OTAN
La ONU y ONGs denuncian las violaciones de derechos humanos y ejecuciones extrajudiciales por parte de la Policía birmana y piden acción internacional para "evitar una catástrofe humanitaria" organizada y realizada por el gobierno fascista de la Premio Nobel de la Paz y oligarca Aung San Suu Kyi, la títere financiada por la OTAN para gobernar la exbritánica Myanmar según los intereses de la vieja casta monárquica. "Hasta el 3 de septiembre de 2017 se han registrado 73.000 nuevas llegadas de refugiados de esta minoría musulmana que ha ingresado a Bangladesh huyendo de la violencia en el noroeste de Myanmar a Cox's Bazar (sureste de Bangladesh) desde que la violencia se desató el 25 de agosto", indicó un portavoz del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) en Bangladesh, Joseph Surjamoni Tripura.

Myanmar: Eleccions sota la pressió dels imperis
Xina respecta el camí de desenvolupament seleccionat pel poble de Myanmar i espera que les eleccions generals d'aquest país del sud-est asiàtic es duguin a terme amb èxit, ha dit avui el portaveu de la cancelleria xinesa, Hong Llei: "Esperem que els comicis es desenvolupin sense problemes i Myanmar promogui constantment la democràcia i el desenvolupament", va afegir el portaveu. Occident aprofita, com sempre, per fer publicitat de la feixista Aung San Su -filla del tirà Aung San que va vendre Myanmar als japonesos-, sense explicar, però, la biografia de la serva de Washington, que Sírius exposa aquí.

Myanmar-Birmania y Aung San Su, la reina de diamantes
En 1886 el reino de Birmania entró a formar parte del imperio británico, como una simple provincia de la India gobernada por el virrey de turno: el último el celebrado Lord Mountbatten. Bajo el dominio colonial se crearon los grandes fundos en manos de terratenientes absentistas: una aristocracia de cortesanos de la metrópoli londinense; arrendamientos inestables por los abusos de los terratenientes; trabajos estacionales y la creación de infinidad de aldeas de caña que carecían hasta de pagoda. Antes de la 2ª guerra la mayor parte de la población urbana era no birmana, extranjera. Desde 1930 se repitieron las manifestaciones, protestas y altercados contra el imperio británico. La Liga antifacista para la liberación de los pueblos (AFPEL), fundada en 1944 por los ingleses para enfrentarse a Japón, asumió el poder unilateralmente en 1947, siendo ejecutados sus dirigentes por traidores y colaboracionistas, entre ellos Aung San, y renovados sus dirigentes.

Anticorrupción busca en Suiza y Panamá el dinero de la trama Lezo
La Fiscalía ha cursado ampliaciones de las Comisiones Rogatorias remitidas a Suiza y Panamá, países donde los representantes del Ministerio Público sospechan que los cabecillas de la trama Lezo mantienen oculto el dinero sustraído de las arcas públicas madrileñas. Panamá y Suiza son los dos países donde la Fiscalía Anticorrupción sospecha que los cabecillas de la trama Lezo, capitaneada por el ex presidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González, mantienen oculta una importante suma de dinero procedente de las arcas públicas madrileñas.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada