divendres, 15 de setembre de 2017

Rajoy, Olivera, CITCO e incompetencia criminal antes del atentado

Fue como una premonición. Escasamente dos semanas antes de los mortíferos atentados yihadistas en Barcelona y Cambrils, el Gobierno de Rajoy fue alertado de que el director del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), José Luis Olivera Serrano (foto), no estaba cumpliendo adecuadamente su cometido, además de arrastrar un historial de "actuaciones poco acordes con la ética profesional e incluso con la legalidad vigente". Tan duras acusaciones estaban contenidas en la batería de preguntas que el diputado socialista asturiano Antonio Trevín Lombán presentó a la Mesa del Congreso el 4 de agosto pasado –sólo 13 días antes de la masacre de 16 personas en Catalunya–, pero que el Ejecutivo ya no se ha molestado en responder, una vez se confirmasen trágicamente esas denuncias sobre la incompetencia y el juego sucio del máximo responsable de la lucha antiterrorista en España.

Igual que el Gobierno y el Ministerio del Interior habían evitado dar respuesta un mes antes a las preguntas que presentó el mismo Trevín sobre la temeraria afirmación del propio Olivera –en su primera entrevista, concedida a un medio digital amigo– pronosticando la inminente desaparición del Estado Islámico (Daesh por su acrónimo árabe) que muy pronto se atribuiría los atentados de Catalunya.

El 12 de junio, Trevín había llamado la atención de La Moncloa sobre que "en una entrevista en un diario digital, el Director del CITCO, pronosticaba que el DAESH tiene los días o como mucho los meses contados. Además de parecer una entrevista de propaganda personal posicionándose de cara al relevo al frente de la DAO [Director Adjunto Operativo] de Policía Nacional, apunta en una línea muy contraria a la que apuntan declaraciones como la del Director del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE) y del propio Director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI)".

Por tanto, el diputado preguntaba si el Gobierno e Interior compartían esas declaraciones públicas y si existían datos concretos que las avalasen. El Ejecutivo se tomó un mes completo antes de registrar, el 11 de julio, una respuesta casi cínica: "El Gobierno desconoce a qué declaraciones se refiere Su Señoría, puesto que ni se especifica el medio de comunicación ni la fecha en que dicha entrevista fue emitida, por tanto no se pueden valorar las mismas".

Aparte de que una simple búsqueda en Google hubiera resuelto esa incapacidad del Ejecutivo, resulta que Olivera jamás había dado antes una entrevista a ningún medio, de forma que es más que llamativo que Interior alegase desconocer las únicas declaraciones públicas de su máximo responsable antiterrorista... máxime cuando profetizaba la inminente desaparición del principal enemigo yihadista de Occidente.

Así que Trevín perseveró en su labor de oposición y esta vez arropó sus preguntas con un extenso preámbulo (el documento se puede consultar íntegro al final de este artículo) en el que detallaba los antecedentes reprobables de Olivera y destacaba la "denuncia de altos cargos policiales y de jueces y fiscales de la Audiencia Nacional en la que se afirma que el CITCO no realiza adecuadamente su cometido y que no cumple una función esencial como es evitar la duplicidad de investigaciones".

En román paladino, eso quiere decir que el CITCO no estaba cumpliendo su labor de coordinar a las diferentes fuerzas policiales en la lucha antiterrorista, sino que permitía que se duplicasen esfuerzos al no informar puntualmente a ciertos cuerpos de las investigaciones en curso por parte de otras unidades.

Precisamente ésa ha sido una de las denuncias más importantes surgidas tras los atentados de Catalunya: que el CITCO mantuvo desinformados a los Mossos d'Esquadra, sobre todo en cuanto a los antecedentes yihadistas del imán de Ripoll. Pero en las extensas explicaciones de las preguntas parlamentarias, con todas las precisiones para que el Gobierno no volviese a alegar desconocimiento básico, Trevín también detalló muy graves antecedentes protagonizados por Olivera y que deberían haberle invalidado de entrada para dirigir el CITCO:

La actuación del comisario Principal José Luis Olivera Serrano (miembro principal de la policía política constituida en el seno del Ministerio del lnterior con el Ministro Fernández Díaz y el Director General de la Policía Cosidó Gutiérrez, Director de la UDEF hasta el 6 de julio de 2012 en que es nombrado director del CICO y actualmente Director del CITCO), está llena de sombras que arrojan sobre él multitud de acusaciones sobre actuaciones poco acordes con la legalidad vigente, sin que hasta el momento desde el Gobierno se haya abierto investigación reservada alguna para depurar la posible existencia de responsabilidades penales y/o disciplinarias.

Más bien todo lo contrario, por cada actuación irregular que se le atribuyen, tales como el comisariado político de la UDEF cuando ya no la dirigía y con competencias distintas a las de esta Unidad en causas como la Gürtel o el Caso Palau (...) el Gobierno lo recompensaba con un nuevo y más relevante nombramiento, y ello a pesar de conocer su implicación en fugas de información interesadas que han acabado en manos de periodistas de probada afinidad e instrumentadas para los fines perseguidos por los responsables políticos del Ministerio del Interior, tales como dañar investigaciones como las de la Gürtel, los papeles de Bárcenas u otras como el caso del ático de González".

Una vez más –y como se ha denunciado en algunos medios de comunicación, empezando por Público– se hace aquí un repaso del historial de filtraciones interesadas y de intoxicaciones informativas en las que ha participado Olivera, omitiendo incluso algunas relevantes como las del caso del espionaje interno en el PP de la Comunidad de Madrid o las de la Operación Cataluña.

Dos semanas después de este escrito, y pocas horas después del sangriento atropellamiento masivo en Las Ramblas de Barcelona, se filtraba a un medio de comunicación una supuesta "nota" de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), presuntamente dirigida a los Mossos en un inglés macarrónico –más bien spanglish– alertándoles de que existía una amenaza genérica e indefinida de un ataque terrorista precisamente en esas mismas Ramblas. Supuesto aviso que se cursó el 25 de mayo, extrañamente por vía directa de la CIA a los Mossos y sospechosamente avisando de un atentado concreto que no había sido planeado así por los terroristas implicados, quienes improvisaron ese ataque tras sufrir el día antes una explosión accidental que les impidió llevar a cabo sus verdaderos planes, bien diferentes.

No obstante, el Gobierno sigue sin dar respuesta ni a las preguntas de Trevín ni a las sospechas de que Olivera fue quien filtró semejante documento apócrifo para distraer la atención sobre los fallos del CITCO que ya apuntaba el diputado socialista dos semanas antes, informa Público.

Los intentos de Villarejo y el PP para frenar el 'caso Nicolás'
Las primeras llamadas que el comisario Villarejo, al servicio de la mafia fascista del PP, hizo al conocer la detención del 'pequeño Nicolás' fueron al actual director del CITCO, José Luis Olivera, que le ayudó a obtener información con rapidez; al comisario García Castaño, destituido de su puesto en Información, y a los empresarios Manuel Delgado Solís (ACS y Dragados), imputado en Gürtel; a Adrián de la Joya, de Indra e imputado en el caso Lezo; y a Mauricio Casals, de Atresmedia e imputado inicialmente también en Lezo.

El PP desarma los Mossos: "No sé si alguien espera que patrullen sin munición"
En plena escalada del pulso independentista de cara al referéndum del 1 de octubre y con el enfrentamiento abierto entre PP y JxSí por la investigación policial de los atentados del 17-A todavía por aclarar, el 'conseller' de Interior, Joaquim Forn, ha denunciado el bloqueo que la Guardia Civil está llevando a cabo sobre un contingente de armas largas y munición solicitado por los Mossos d'Esquadra.

El PP amenaza a Puigdemont si abre la campaña del referéndum
El delegado del Gobierno del PP en Catalunya, Enric Millo, ha advertido al president de la Generalitat, Carles Puigdemont, que si abre la campaña del referéndum del 1-O esta noche en Tarragona cometerá un delito. Ahora bien, Millo no ha aclarado si las policías impedirán el mitin si bien no ha descartado que la Guardia Civil impida en los próximos días la celebración de actos de campaña de un “referéndum ilegal”.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada