dimarts, 24 d’octubre de 2017

Catalunya, Lombardía, Escocia... ¿por qué la lucha por la autodeterminación ahora?

A medida que proliferan las llamadas a la autonomía y la independencia, los partidos de la izquierda dominante no comprenden el principio básico: en algunas circunstancias, la cuestión nacional no es una distracción de la lucha por la justicia social: es la primera línea de la misma. En España e Italia, la respuesta es clara: una mezcla de austeridad y fallos del gobierno central ha provocado insatisfacción regional. En otros lugares, las razones son más complicadas, pero no van a desaparecer. En diciembre, el tribunal de justicia del Parlamento Europeo dictaminó que el artículo 1 de la carta de la ONU, que garantiza el derecho de autodeterminación a los estados que aún no son independientes, es un derecho legalmente exigible en la UE, según explica The Guardian.

Woodrow Wilson lo usó para desmembrar los imperios de la vieja Europa; Vladimir Lenin lo promovió con el objetivo de destruir el imperialismo; la ONU lo escribió en el artículo 1 de su tratado de fundación. El derecho de los pueblos a la autodeterminación ha sido un principio en el derecho internacional desde Versalles y confirmado como la base de las negociaciones sobre cuestiones tan variadas como Cachemira en 1948, Vietnam en 1973 y las fronteras estatales de Europa oriental en 1990.

Pero desde Kirkuk hasta Barcelona, ​​la cuestión nacional ha resurgido para aturdir a las democracias modernas y confundir la tradición política del centralismo tecnocrático. Mientras el partido socialista español se prepara para respaldar la toma de control de Catalunya por un gobierno derechista en Madrid, cuando un presidente italiano del parlamento europeo emite advertencias de pánico a los autonomistas en las regiones del norte de Lombardía y Véneto, los que están en el poder deben analizar libros de texto sobre derecho internacional.

La cuestión de la autodeterminación nacional está de vuelta y los estados unitarios luchan por hacerle frente. La izquierda, particularmente, parece no estar preparada psicológicamente para la erupción de las luchas por la democracia y la justicia social, en que la nación y la etnia, no la clase, son el motor. Y la UE está atrapada en un limbo legal. Su propio tratado de fundación no incluyó el derecho a la autodeterminación de los pueblos, prefiriendo en cambio otorgar ese derecho solo a las naciones ya reconocidas como estados, en la forma del artículo 50.

El derecho internacional sobre este tema existe solo porque ciertas personas lucharon por el principio de autodeterminación hacia el final de la primera guerra mundial: los pueblos subyugados de los antiguos imperios alemán, austrohúngaro y ruso; Wilson, quien forzó el principio en los documentos fundacionales de la Liga de las Naciones y los bolcheviques. Después de haber reconocido el derecho a la autodeterminación en teoría, en el verano de 1920 Lenin se dio cuenta de que las luchas por la soberanía nacional tenían el poder de destruir a las potencias imperialistas que habían invadido Rusia. En respuesta, el Komintern ordenó a los partidos comunistas de todo el mundo apoyar a los "movimientos revolucionarios nacionales", incluso cuando no eran liderados por los trabajadores o por la izquierda.

Cien años atrás, entonces, los políticos que iban desde los conservadores hasta los bolcheviques tenían una sólida comprensión teórica de la nacionalidad, los reclamos contrapuestos y los principios contra los cuales debían ser juzgados. Esto no es verdad hoy.

El "principio" por el cual Pedro Sánchez, el líder socialista español, se opone a la independencia catalana es la constitución de su propio país. Pero si esa constitución tomara prioridad absoluta, entonces el artículo 1 de la carta de la ONU sería redundante. Para el presidente del parlamento europeo, Antonio Tajani, quien reprendió a los que votaron por la autonomía en Lombardía y Veneto este fin de semana, el principio es simplemente temor: miedo a "la proliferación de pequeñas naciones", como dijo Tajani, que, una vez más, no es un argumento en el derecho internacional.

Para avanzar debemos comprender: ¿por qué las regiones, los estados y los pueblos comienzan a replantear la cuestión de la autodeterminación nacional ahora? Para España e Italia está claro: la mezcla de austeridad, corrupción y esclerosis política en el centro ha limitado la realidad de la democracia regional. Ha impulsado regiones autónomas como Catalunya hacia la independencia y lugares como Lombardía y Véneto en busca de la autonomía fiscal de un estado central esencialmente disfuncional.

Pero en otros países hay un ciclo de acción-reacción en marcha: Gran Bretaña abandona la UE; el gobierno escocés busca una forma diferente de salida, aumentando la tensión con el centro; los republicanos en Irlanda espían una apertura para organizar el referéndum sobre la unidad de Irlanda que se les prometió en la década de 1990, cuando todos asumieron que la economía resolvería el problema.

Se puede ver el mismo proceso sucediendo de una manera diferente en el departamento pacífico francés de Nueva Caledonia, a cuyos pueblos indígenas Kanak se les prometió un referéndum sobre la soberanía total para el año 2018. Cuando escuché a los líderes Kanak en enero, pocos creían que habría suficiente apoyo para un descanso con Francia. Luego, en las elecciones presidenciales, la población de colonos blancos de la isla se colocó fuertemente detrás de la ultraderecha racista de Marine Le Pen, cambiando la dinámica.

A medida que proliferan las llamadas a la autonomía y la independencia, los partidos de la izquierda dominante no comprenden el principio básico: en algunas circunstancias, la cuestión nacional no es una distracción de la lucha por la justicia social: es la primera línea de la misma. Y no va a desaparecer. Sobre los problemas del fracaso económico y la polarización racial, el factor positivo que impulsa los nacionalismos progresistas, desde Escocia hasta Catalunya, es el cambio tecnológico.

Las sociedades ricas en información recompensan el desarrollo del capital humano; por lo que la capacidad de estudiar en su primer idioma, participar en una rica cultura nacional y crear puntos de venta locales únicos para las inversiones extranjeras entrantes es más importante que nunca. Si las regiones, los pueblos y las naciones que actualmente demandan más libertad parecen estar impulsados ​​por el "nacionalismo cultural", eso a su vez es impulsado por el cambio tecnológico más la competencia global.

El segundo impacto de estas fuerzas es la aparición de grandes ciudades exitosas y ciudades pequeñas devastadas. En las grandes ciudades con redes densas de información y cultura, puedes sobrevivir a la globalización. En las ciudades pequeñas es más difícil. Entonces, la estrategia económica lógica es crear una "región" o nación pequeña enfocada en una gran ciudad, y desarrollar la economía suburbana y rural en sinergia con esa ciudad, no el estado unitario más grande. Si Barcelona no fuera una historia de éxito global masiva, el impulso detrás del nacionalismo catalán sería menor.

Un intermediario financiero con sede en Dublín me dijo que las empresas irlandesas luchan continuamente para hacer que la idea de "Irlanda" destaque para los grandes inversores chinos: eso es a pesar de Guinness, James Connolly y James Joyce. ¿Cuánto más difícil debe ser proyectar Lombardía o Veneto como un destino global para la inversión interna, cuando se enfrenta a un estado italiano corrupto y semi-funcional?

Comprender los reclamos de secesión y autonomía no significa acceder a ellos: los referendos legales autorizados son el método consagrado en el derecho internacional para probar tales afirmaciones, y es una desgracia que la UE y el estado español lo hayan rechazado en Cataluña. Pero en diciembre, el tribunal de justicia del Parlamento Europeo dictaminó que el artículo 1 de la carta de la ONU, que garantiza el derecho de autodeterminación a los estados que aún no son independientes, es un derecho legalmente exigible en la UE. Todavía no se ha probado en relación con Catalunya, Flandes o Escocia, pero lo será, informa The Guardian.

The Guardian: Cómo la crisis catalana podría enviar ondas de choque a toda Europa
"Mariano Rajoy ha jugado bien una mano dura, pero Carles Puigdemont podría emerger como un campeón de la renovación europea", dice The Guardian. "La batalla por Cataluña se ha hecho personal".

EH Bildu por la «unidad nacional y democrática» ante la «gravísima situación»
La constatación de que el Estado de las Autonomías ha sido liquidado por la «contrarreforma» española lleva a EH Bildu a dar un paso al frente: propone lograr una «unidad nacional y democrática», por encima de diferencias, entre quienes defienden la soberanía y la democracia en Euskal Herria. Y añade que no caben alianzas con los impusores del 155.

IU y Podemos contra Felipe VI y una monarquía corrupta, anacrónica y caduca
Unidos Podemos ha descorchado su identidad más republicana para poner a la Corona en el centro de sus críticas, asociando el despótico papel de Felipe de Borbón y la ilegítima monarquía en la crisis catalana con un intento de “restauración conservadora y centralista”.

Roma negociará más autonomía para Lombardía y Véneto
Un día después del aplastante triunfo del sí en los referéndums consultivos de Lombardía y Véneto para fortalecer su autonomía, el Gobierno de Roma mostró ya su disposición a negociar, aunque el acuerdo no será ni fácil ni rápido. A las dos regiones norteñas les gustaría cerrar la cuestión antes de final de año, si bien lo más probable y realista es que haya que esperar al nuevo Gobierno y el nuevo Parlamento surgidos de las elecciones previstas para marzo o abril del próximo año.

Los 500 errores en la traducción de "El capital" al español
"El Capital" fue editado por primera vez hace 150 años y en alemán, el idioma materno de Marx. La versión más difundida en español —y es algo que conocen estudiosos de "El capital"— tiene muchos problemas de traducción, algunos serios, tanto que pueden llevar a errores de interpretación; ninguna versión está exenta de tener algún error, dicen los que las conocen al detalle.

Los Consejos de Informativos de RTVE se burlan de la intervención de TV3 por el PP
Los Consejos de Informativos de TVE, RNE, y rtve.es ha pedido este lunes mediante un comunicado “coherencia” al Gobierno fascista del PP y a los partidos que apoyan la aplicación del artículo 155 en Catalunya ante la intervención de TV3 y los medios públicos catalanes.

Fiscalía: Gürtel era una trama del PP para robar
La Fiscalía Anticorrupción ha subrayado este lunes ante el tribunal de la Audiencia Nacional que juzga a los 37 acusados por participar en la primera época de la trama Gürtel (1999-2005) que esta red corrupta era "una actividad duradera para delinquir" y apropiarse de fondos públicos a través de mantener el contacto con cargos públicos del PP y el pago de comisiones de un "tres o cuatro por ciento".

La CUP prepara la “lucha no violenta” contre el golpe de Estado monárquico y fascista
La CUP ha anunciado este lunes que realizará acciones de "lucha no violenta" durante esta semana para mostrar su rechazo a la aplicación del artículo 155 de la Constitución y para conseguir la libertad colectiva.

El pleno del Parlament será el jueves
Junts pel Sí y la CUP han pedido a la Junta de Portaveus que el pleno del Parlament que debe dar respuesta al artículo 155 arranque el próximo jueves, un día antes del pleno del Senado que debe ratificar las medidas del golpe de Estado aprobadas por el Consejo de Ministros extraordinario del PP.

Catalunya, entre la independencia y la sumisión al fascismo
La Mesa del Parlament se reúne hoy a las 10.30 para fijar el pleno solicitado por Puigdemont. Se apunta al viernes, el mismo día en que caerá sobre todas las instituciones catalanas la espada de Damocles del 155.

Puigdemont: "es el peor ataque a Catalunya desde que Franco abolió la Generalitat"
Puigdemont considera un “ataque” la activación del artículo 155 y convoca al Parlament: "Pediré al Parlament un pleno para debatir el intento de liquidar nuestra democracia".

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada