diumenge, 9 d’abril de 2017

Video: ‘Cascos blancos’ matan a niños para echar la culpa a Al-Asad

Un grupo de médicos suecos revela que los ‘cascos blancos’ mataron a varios niños sirios tras un supuesto ataque químico en Idlib para luego echar la culpa al Gobierno. Un informe publicado el viernes por el portal de noticias estadounidense VeteransToday, citando a dichos médicos, revela que las alegaciones de los llamados opositores sirios sobre el supuesto ataque químico en la provincia de Idlib son “mentiras”.

Según el informe, el análisis de las fotografías de los niños que murieron por la inhalación de sustancias químicas ha concluido que los miembros de la organización siria 'cascos blancos' mataron a los menores. En el presunto ataque, conforme a lo que se ve en la grabación, miembros de los 'cascos blancos' usan ampollas que contendrían falsas dosis de adrenalina para "ayudar" a las víctimas, mientras que los primeros auxilios que se dan a las víctimas de ataques químicos no se realizan de esta manera.

También, en las imágenes se puede ver cómo los 'cascos blancos' que se presentan a sí mismos como equipos de socorro para atender a las víctimas, inyectan sustancias opiáceas en el pecho de las víctimas, lo que finalmente les condujo a la muerte. “Ninguno de los niños en los videos mostró signo alguno de ser víctima de un ataque químico”, afirmaron los médicos suecos.
                                                   
Los llamados 'cascos blancos' se presentan como una organización neutral y apolítica, mientras se relacionan estrechamente con los grupos que luchan contra el Gobierno del presidente sirio, Bashar al-Asad, y actúan en los territorios controlados por la oposición armada. A pesar de que Damasco empezó en 2014 la entrega de todo su arsenal químico a la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ), y en enero de 2016 esa organización internacional anunció la destrucción de dicho armamento, los países occidentales siguen acusando a Damasco de emplear armas químicas.

En este sentido, EEUU atacó la localidad de Jan Sheijun, en la provincia noroccidental de Idlib, asalto que se saldó con 86 muertos, valiéndose de los infundios que acusaban al Gobierno de Damasco de haber lanzado un ataque químico, informan snz/ctl/msm/rba.

Siria: EEUU se convirtió en un aliado de los terroristas

Al atacar la base siria EEUU se convirtió en un aliado de los terroristas, ha declarado el Estado mayor de Siria. Agregó que el ataque viola todas las leyes internacionales. El gobernador de la provincia siria de Homs, Talal al Barazi, aseguró que la base aérea que EEUU bombardeó este 7 de abril, será reconstruida para continuar combatiendo a los terroristas. "La base aérea atacada reanudará sus operaciones en breve para proseguir la lucha contra el terrorismo", dijo Al Barazi a la cadena televisiva Al Mayadeen.

El opusitorio nazi, embustero compulsivo y tarado Fernández

Jorge Fernández Díaz y su interlocutor en las conversaciones cuyas grabaciones reveló 'Público' en exclusiva dejan bien claro en los audios que están conspirando contra políticos y partidos catalanes, pero ambos lo han negado rotundamente en sus comparecencias ante la comisión de investigación sobre el escándalo. Pillarles en falsedades es, pues, bien sencillo, dado el nivel patético de cretinos compartido por ambos, especialmente aquel que, siendo responsable de la seguridad del Estado, afirma no saber quién le grabó ni publicó conversaciones secretas.

El 3% del nazicatolicismo fascista: mismos testaferros, marisquerías, cotos de caza y palcos de fútbol

La corrupción que ha anidado en torno a los Gobiernos nazicatólicos y corruptos de CiU y del PP durante las últimas décadas tienen muchos puntos en común, según han ido desvelando sucesivos testigos en sus declaraciones antes los tribunales que las investigan, incluídas sus raíces en el franquismo monárquico.

El opusitorio nazi, embustero compulsivo y tarado Fernández

Jorge Fernández Díaz y su interlocutor en las conversaciones cuyas grabaciones reveló 'Público' en exclusiva dejan bien claro en los audios que están conspirando contra políticos y partidos catalanes, pero ambos lo han negado rotundamente en sus comparecencias ante la comisión de investigación sobre el escándalo. Pillarles en falsedades es, pues, bien sencillo, dado el nivel patético de cretinos compartido por ambos, especialmente aquel que, siendo responsable de la seguridad del Estado, afirma no saber quién le grabó ni publicó conversaciones secretas. Un auténtico peligro para la seguridad nacional en cualquier Estado normal, pero habitual en un gobierno de corruptos y tarados fascistas. La primera mentira del exministro opusitorio y cretino de Interior Jorge Fernández Díaz la reconoció él mismo ante la comisión de investigación del Congreso de los Diputados: según su propia versión de los hechos, cuando afirmó "el presidente lo sabe" –tal como se escucha perfectamente en las grabaciones– se refería a Mariano Rajoy pero ¡estaba mintiendo! Y él mismo lo ha dicho, en una muestra de desparpajo nazicatólico.

Claro que en este caso se supone que al que mentía era a su interlocutor, el entonces director de la Oficina Antifraude de Catalunya, Daniel de Alfonso: "Fue una licencia que yo me permití para ganarme su confianza", ha aseverado el ministro sin pestañear, en vista de que es innegable que dijo esas palabras. Bueno, pues si mintió así a un fiel colaborador –cuya confianza no necesitaba ganarse, puesto que en la conversación anterior había proclamado una y otra vez que estaba a sus órdenes y su disposición–, ¿por qué no puede mentir en otros casos?

Examinando sus afirmaciones ante una comisión parlamentaria a la que acudió como compareciente –y, por tanto, con obligación de decir la verdad–, es sencillo descubrir otras mentiras fácilmente demostrables si se escuchan las grabaciones íntegras y se conoce la larga cadena de actividades inconfesables de la brigada política de Interior bajo su mandato. Y no sólo las suyas, sino las mentiras que dijo antes De Alfonso, también ante los diputados y también cuando estaba obligado a decir la verdad.

El caballo de batalla del exministro durante su declaración ha sido negar repetida y desafiantemente que hubiera dicho: "Esto la Fiscalía te lo afina, hacemos una gestión". Y, para ello se ha refugiado en el informe interno que ordenó hace nueve meses: "¿Usted ha leído el informe de la Policía Judicial? ¿Usted cree que está hablando aquí con un aprendiz de estas cosas? ¡Estoy dispuesto a someterme a un informe pericial sobre ese fragmento!"

¿Sólo sobre ese fragmento o sobre la totalidad de las grabaciones?

Esta mentira ya la hemos rebatido, en cuanto comprobamos que el informe de la Policía Judicial negaba lo que se escucha perfectamente en la grabación –y han reproducido decenas de medios de comunicación y escuchado miles de personas sin que a nadie le cupiese duda de lo que decía el ministro–, pero además hay que recalcar que no es sólo esa frase la que revela que piensa manipular el trabajo de la Fiscalía, sino muchas más que vienen a continuación:

JFD: Esto, esto... si se publica a ti te perjudica, ¿no?

DA: A mí me mata, porque esto se puede publicar si quieres, ministro... si quieres que se publique, yo me comprometo a que se publique, pero déjame que antes cierre el expediente, le dé el coscorrón, le mande la propuesta de informe diciendo que eso se tiene que anular, etc, etc. Y tres, dos meses después, un periodista lo averigua. Pero ahora… es que ahora no lo tengo cerrado ni asignado...

JFD: Esto la Fiscalía te lo afina, hacemos una gestión.

DA: Si la Fiscalía me dice: "oye, lo he leído", yo entonces cierro los informes y…

JFD: ¿Y en cuánto tiempo puedes cerrar esto?

DA: En tres semanas.

JFD: Lo digo porque una vez lo tenga la Fiscalía ya puede salir.

DA: Claro, si va a la Fiscalía puede salir todo lo que sea… Yo... Como ha salido un año y medio después lo de Jordi Pujol junior. Nosotros llamamos a la Fiscalía en abril de 2013.

JFD: O sea, tú esto en dos, tres semanas, ¿lo podrías tener?

DA: Sí, ya lo tengo cerrado. Lo único que tengo que decidir es si va a la Fiscalía, que ya tengo un borrador, o si lo mando a la Dirección General de Asuntos no sé qué de Presidencia del Gobierno de allí, para que…

JFD: ¿Qué es lo que me puedo quedar yo? ¿Qué es lo que me puedo quedar yo?

DA: Esas son las dos resoluciones.

JFD: Esta es la mía, ¿no?

DA: Y esta sería… Sí, estas son los dos, las dos… y esto sería de los documentos originales que tenemos. Y esto sería el informe, la propuesta que yo le hago a la Fiscalía, está en borrador…

JFD: ¿Eso me lo puedes dejar?

DA: Sí, pero este piensa que aquí.

Pero esa larga conversación, que continúa hablando de la Fiscalía más adelante, como veremos a continuación, también revela otra mentira: "Puestos a conspirar, conspiras con tiempo, no con 15 días", replica despectivo Fernández Díaz cuando le interrogan sobre la oportunidad de las revelaciones filtradas a la prensa, justo antes del 9-N y de unas elecciones autonómicas. Pues resulta que eso mismo es lo que hace: conspirar con tanta prisa –"O sea, tú esto en dos, tres semanas, ¿lo podrías tener?– que al final agobia al propio De Alfonso, alguien que no suele arredrarse sino que actúa muy "gallito", como le recriminó una y otra vez el diputado de ERC Gabriel Rufián.

DA: A mí... a mí... Yo vengo por eso, ministro. Yo soy español por encima de todo, pero a mí me hunde, tengo familia.

JFD: No, no. Es que el tema aquí es para hablar con el fiscal general y decirle: “Oye, mira, hay esto, ¿no?" Me explico…

DA: Sí, sí, sí.

JFD: Esto, sin esto, ¿es lo mismo o no? [revisando papeles]

DA: Bueno, es el informe. Es el informe que yo tengo redactado.

JFD: ¿Lo conoce esto Fiscalía o no?

DA: No, no he hablado con ellos.

JFD: No, para que él pueda tener un criterio y… me explico lo que quiero decirte, ¿no?

DA: Sí, sí. Él no lo conoce. Ni la Fiscalía ni nadie. Esto lo tengo yo para que vaya rápido. Tengo el de Fiscalía, tengo el que iría a la Dirección General de Asuntos Jurídicos de la Generalitat...

JFD: Yo puedo hacer la gestión con el fiscal general. Decirle: “Mira, hay esto. Y mira a ver oye si esto tal… ¿no?” Pero, claro, me va a pedir documentos.

DA: Podemos hacer una cosa. Yo tengo la semana que viene una reunión con Pedro... con Fernando Bermejo, fiscal Anticorrupción. Reunión-comida con él. Se lo enseño, que se lo lea delante de mí, que se lo aprenda y que él llame a Fiscalía o lo que sea. O que a través de Sabina que llame: “Oye, fiscal general, tengo esto y lo he leído y me parece que tiene…"

JFD: Y, si queréis, nosotros le decimos… ¿Yo le puedo contar a Eduardo [Torres Dulce, el fiscal general del Estado] que nos hemos visto, que he hablado contigo, que tengo conocimiento de esto?

DA: Sí, sí

¿Alguien puede dudar, tras escuchar este largo intercambio, que se trata de influir en los fiscales y hacerlo lo más rápido que se pueda? Aunque todavía es más desvergonzado el rotundo "¡NO!" con el que el exministro responde a la pregunta: "¿Filtraron a medios de comunicación informaciones proporcionadas por De Alfonso?"

No solamente intercambian largamente (como demuestran las grabaciones reveladas por Público) comentarios sobre cómo filtrar y publicar informaciones comprometedoras para políticos soberanistas, sino que tratan en concreto de cada uno de los medios, citando con nombres y apellidos a los periodistas con los que colaboran en esos menesteres --salvo el de Francisco Marhuenda, porque, dice el exministro: "...aparte del [director] de La Razón que es amigo personal mío--. E incluso Fernández Díaz pregunta directamente a De Alfonso cómo ve que se publique una acusación procedente de un rumor sin confirmar: ni más ni menos que la de la falsa cuenta del alcalde de Barcelona, Xavier Trias, en Andorra:

JFD: Y si eso saliera, ¿tú qué opinas de eso?

DA: Yo, ministro, soy partidario de asestar el golpe cuando el golpe va a acabar con el animal. En fin… darle los rejonazos y clavarle las picas, no le mato. Yo un golpe así es un golpe mortal. Yo, me aseguraría de que estuviera bien asestado, para que si es mortal sea mortal, no sea… porque, claro, ya luego no le voy a poder sacar nada… más gordo. ¿Qué tengo? Tener 12 millones sin declarar en el extranjero, o 13, más gordo que eso… sólo es descubrir un homicidio…

Pues bien, resulta que sólo 11 días después de esa conversación, El Mundo publicaba: Investigan una cuenta de 12,9 millones de Xavier Trias en Andorra, información firmada por Eduardo Inda, Esteban Urreiztieta y Fernando Lázaro. Trias se querelló contra el periódico y demostró que eso era totalmente falso. Hasta la Fiscalía Anticorrupción negó la veracidad de esa información, publicada a dos semanas de la consulta popular soberanista del 9-N. ¿Nos toman por tontos para que creamos que no tuvo nada que ver una cosa con otra?

Interrogado sobre el más que falso Informe PISA (Pablo Iglesias Sociedad Anónima) en el que se acusaba torticeramente al líder de Podemos de recibir dinero de Venezuela y de Irán, el exministro replicó a la portavoz de la formación morada, Irene Montero, que "bajo ningún concepto hubo ninguna directriz, ninguna voluntad política, de investigar a Podemos ni a ningún otro partido. Y si ha habido algún error, yo lo lamento".

También reconoció que ese tal PISA -arma letal contra Iglesias que fue paseada por todos los platós de TV precisamente durante la campaña electoral- no era más que una colección de recortes de prensa sin verificar, pese a que se presentó desde el principio como el resultado de una exhaustiva investigación de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) sin que Interior (ministerio encargado de velar por la normalidad electoral) lo desmintiese en ningún momento.

Vale. Bueno, no es que valga en términos democráticos, pero al menos parece que el exministro no miente, sólo "ha habido algún error". Pero ¿no hubo voluntad política de investigar a ningún otro partido? Por Dios -como diría él-, ¡pero si en esas cuatro horas de grabaciones habla una y otra vez, repetida y contumazmente, de investigar a los partidos soberanistas catalanes! Esto no es una mentira, es un montón de ellas.

En cuanto a De Alfonso, incluso él mismo se dio cuenta de que estaba mintiendo demasiado descaradamente en alguna ocasión, como cuando aseveró que había ido a la reunión con el ministro "sin ningún papel". Casi enseguida empezó a corregir el tiro y matizó: "Al menos en la primera... creo... en la segunda llevaba documentos porque fui directamente desde otra reunión....".

¡Vaya, hombre! Pero si se dedican largo rato a hablar de los documentos que el magistrado ha llevado consigo, se escucha cómo se los entrega al ministro, cómo éste le pregunta cuáles son para él y se los puede quedar -tal como prueba la transcripción anterior- y hasta cómo De Alfonso le dice obsequiosamente a Fernández Díaz que precisamente ha llevado allí esa documentación para entregársela. ¿Se puede mentir más desvergonzadamente? Pues lo hizo ante una comisión de investigación parlamentaria después de que se le hubiera advertido que era compareciente, y no invitado --como trató de escudarse--, por lo que tenía obligación de decir la verdad.

"Juro por la salud de mis hijos que yo no grabé", reiteró una vez más De Alfonso ante la comisión, como ya había hecho en numerosas declaraciones públicas. Aunque después matizó que al menos no lo grabó voluntariamente, ya que podría ser que se le hubiera instalado un programa espía en su teléfono móvil y estuviese acarreando un smartphone "zombie". Es decir, no sabe si llevaba el grabador... aunque no fuera consciente de ello.

Pero cuando se le confronta con el hecho de que la segunda grabación comienza mucho antes de que llegue el ministro, en el largo rato en que él está esperando en la antesala del despacho, empieza a atrabancarse y acaba negando que se hubiera tomado un café mientras esperaba... a pesar de que está grabado (y Público reprodujo ese corte de audio hace ya nueve meses) el sonido de la máquina de café situada en esa salita de espera.

Y vuelve a negar que se tomara café alguno ¡cuando él mismo le dice al ministro con su propia voz que sí lo ha hecho! Casi ha pasado un cuarto de hora desde que se puso en marcha la grabadora cuando la puerta del despacho se abre. Es el ministro, Jorge Fernández Díaz que llega cansado.

DA: Ministro, buenas tardes. [Continúa hablando con Javier] Con esta oposición es inevitable.

JFD: ¿Qué tal?

DA: Muy buenas tardes.

JFD: Encantado de verte.

DA: Yo también.

J: ¿Queréis tomar algo?

DA: Yo tomé… [no se oye]

J: ¿Tú quieres algo, ministro?

JFD: Siéntate aquí… Yo, yo, yo él… por favor… yo, yo, yo tomo un… ¿Tú qué acabas de tomar has dicho?

DA: Yo me acababa de tomar un cafetito y ahora…

J: ¿Agua?

DA: Pues sí…

JDF: Si quieres te puedes tomar otra cosa, ¿eh?

DA: No, no, no, no… jajajajaja.

O sea, ¿que no se había tomado "un cafetito"?

Como ya ha empezado a mentir, De Alfonso se enreda con su falsa versión y empeora la cosa a medida que da explicaciones falsas a los diputados: explica que cuando accedió al Ministerio del Interior le hicieron dejar su móvil en una habitación especial habilitada para ello y que le pareció "normal... podría llevar una bomba o algo así..."

Es difícil miniaturizar tanto una bomba como para llevarla dentro de un móvil, pero lo que demuestra que miente es este fragmento de su conversación con el ayudante del ministro llamado Javier que acaba de hacerle entrar en el despacho para que no siga esperando en la antesala: Marca el reloj de la grabación 09.32 cuando se oye nítidamente un pitido de mensaje de móvil. Se escucha mucho mejor que las voces de ambos hombres y entonces Daniel de Alfonso se acerca a la grabadora y el micro recoge a la perfección cómo se abren unas cremalleras y cómo el director de la Oficina Antifraude dice unas palabras en voz baja y Javier se acerca a preguntar.

DA: … [De Alfonso refunfuña y el interlocutor le pregunta algo sobre un micro] No, no, no son mensajes de estos de… ¿cómo se apaga esto?

J: …y no sería el primero que… Oye, que no te preocupes por mí [dándole entender que atienda al móvil si es urgente] ...yo soy el primero que en cualquier momento...

DA: Que no, que no... Huy, esto... esto es muy delicado.

J: No sería el primero que incurre o incumple… en un delito…

DA: Es muy delicado, no, no, no. Lo estaba precisamente hablando con José Antonio [se oye cómo guarda el móvil y cierra la cremallera] ...porque tener un móvil encendido en una reunión... y eso es delicado, es muy delicado.

J: Sí, aparte de peligroso, es pesado.

DA: No, y peligroso, por eso digo…

J: No, y peligroso, seguro.

Tres minutos después llega el ministro.

¿Así que le habían quitado el móvil a la entrada?

Una de las más enfáticas aseveraciones de De Alfonso fue: "Jamás hablé de lo que se hablaba en los despachos fuera de los despachos". Pues resulta que los que llevamos más de dos años investigando esta trama sabemos que eso también es mentira, puesto que era más que conocido que el director de la Oficina Antifrau no sólo comentaba después lo que hablaba en su despacho con destacados políticos catalanes, sino que incluso lo grababa todo y más tarde alardeaba de ello, haciendo que otros interlocutores escuchasen esas grabaciones.

Hasta ahora no hemos aportado pruebas de este hecho, pero si insiste en desafiarnos sobre que los que mentimos somos nosotros, podemos difundir grabaciones y testimonios que nos avalan: incluso el comisario Villarejo asegura que "sabíamos que De Alfonso lo grababa todo". Así que el juego de las mentiras puede salirle por la culata si mostramos todas las cartas.

Y la décima mentira la compartieron graciosamente los dos comparecientes. Empezó por plantearla De Alfonso al final de su larguísima exposición inicial --en la que empleó más del doble del tiempo que le habían concedido--, al afirmar: "Se ha ocultado [en los audios difundidos originalmente por Público] la frase anterior a la de 'nos hemos cargado el sistema público de salud catalán', en la que se dijo que se le había dado en los morros al caso Bagó de corrupción", en referencia a Ramon Bagó, alto cargo de la Sanidad de Catalunya que acaparó, a través del Grupo Sehrs de alimentación para colectividades, contratos de forma irregular en Badalona por más de 12 millones de euros desde 2003.

Pero fue el exministro quien realmente hizo sangre con esa décima mentira: una y otra vez interrumpió a los diputados que le interrogaban para, sin venir a cuento, lanzar dardos contra la campaña de carteles, panfletos y manifestaciones en la que se denunció por toda Catalunya esa frase, literalmente: "...les hemos destrozado el sistema sanitario..." Según Fernández Díaz, eso se refería a acabar con la corrupción en la Sanidad catalana, pero Público -y citó al diario expresamente- provocó el malentendido al ocultar la frase anterior sobre el caso Bagó:

"Me parece especialmente grave, por no decir deleznable la explotación que han hecho de este tema", repitió una y otra vez el exministro, mostrando imágenes de diversos actos de protesta por esa frase, insistiendo con creciente indignación, y a veces casi a gritos, en que nosotros habíamos manipulado la transcripción al omitir lo de Bagó.

¡Caramba! Pero si sólo hay que remitirse a la información original colgada en la red, y publicada a las 17.09 (última revisión tres horas después) del 22 de junio de 2016, para comprobar que de ninguna manera se cortó esa frase. Está incluida tanto en la transcripción que se ofrece como en el corte de audio que se incluye:

DA: Puede ser. Podría ser un arma que tuviera para si el presidente decidiera hacer esa llamada para poner a las cosas en su sitio; puede ser un arma también: “Oye, que sepáis que tenemos cosas que nos estamos callando”. Yo sólo te pido, ministro, que comprendas mi situación en Catalunya. No soy de la Generalitat, la oficina no pertenece a la Generalitat, somos independientes. Les hemos dado en todos los morros con Ramón Bagó, les hemos destrozado el sistema sanitario, les hemos acusado, estamos jorobándoles el CTT [Centre de Telecomunicacions i Tecnologies de la Informació]. En fin, yo soy español, lo tengo claro, pero estoy en una situación que tengo que bailar allí.

JFD: Está claro, está claro. Esto…

Vaya, que no se puede mentir ni más alto ni más claro... ni más mal. Además, ¿lo de "estamos jorobándoles el CTT" es también lucha contra la corrupción? ¿Por qué se burlan de los señores diputados?

No obstante, después de tantas mentiras --y tan evidentes--, De Alfonso arremete contra los autores de estas exclusivas periodísticas y nos acusa de ser nosotros los mentirosos: "Menuda manera de ganarse la vida: mintiendo"

Igual que Fernández Díaz repite varias veces un órdago que plantea a los diputados que le interrogan: "¿Acepta pedirme luego perdón si el dictamen pericial acredita que yo no estoy mintiendo y usted sí?"

Pues vale. Aceptamos el órdago. Llevamos diez mentiras (sin contar esta última táctica clásica del mentiroso: acusar de serlo a los que le descubren), pero si se hace la pericial pueden salir varias más. Ahora bien, ¿por qué no se ha hecho esa pericial en nueve meses, pese a haber amenazado con ello repetidamente, y ahora de pronto el exministro lo reclama perentoriamente? ¿O sólo quiere la pericial de diez segundos de las cuatro horas de grabación?, se interroga Público.

Admitida la querella andorrana contra la policía patriótica de Fernández Díaz

A la policía patriótica, que impulsó el anterior ministro español del Interior, Jorge Fernández Díaz (PP), se le están acumulando los enemigos en los juzgados de Andorra. La batllia -juzgado de instrucción- que se encarga de indagar sobre las supuestas amenazas y coacciones recibidas por altos cargos de la Banca Privada de Andorra (BPA) de parte de policías españoles ha admitido a trámite la querella presentada en enero por el Instituto de Derechos Humanos de Andorra (IDHA) contra el comisario Marcelino Martín Blas y el inspector Celestino Barroso.

Fernández Díaz miente y se regodea en su incompetencia y falsedad

La brigada política fascista creada por el exministro del Interior ha reventado este miércoles en el Congreso. Tanto el exirector de la Oficina Antifraude de Catalunya como quien fuera hombre de confianza del corrupto y narco-presidente Mariano Rajoy para frenar el independentismo catalán han asegurado que no sabían que les estaban grabando y que los organizadores de la reunión fueron el ex director adjunto operativo de la Policía, Eugenio Pino, y su jefe de gabinete, José Ángel Fuentes Gago.

El 3% del nazicatolicismo fascista: mismos testaferros, marisquerías, cotos de caza y palcos de fútbol

La corrupción que ha anidado en torno a los Gobiernos nazicatólicos y corruptos de CiU y del PP durante las últimas décadas tienen muchos puntos en común, según han ido desvelando sucesivos testigos en sus declaraciones antes los tribunales que las investigan, incluídas sus raíces en el franquismo monárquico. Para empezar, las comisiones ilegales.

Alberto Garzón: "El PCE de la transición se autoengañó y engañó a los militantes"

En el despacho de Alberto Garzón en el Congreso de los Diputados no hay banderas rojas ni atrezzo de inspiración comunista. Solo una bandera de la República reclama la atención tras su mesa de trabajo. Los que le acusan de haber liquidado la memoria del PCE al coaligarse con Podemos encontrarán coherentes sus reparos hacia la liturgia del viejo partido, con cuyo pasado es muy crítico. Sin embargo, se sorprenderán al escucharle: he aquí un comunista de 31 años que pide devolver la lucha del marxismo a las calles. Hijo de un profesor de Geografía e Historia malagueño y de una farmacéutica riojana, nació en Logroño en 1985 pero creció en Rincón de la Victoria (Málaga). Su activismo durante el 15-M disparó su carrera política. En noviembre del 2011, con 26 años, se convirtió en el diputado más joven del Congreso, donde ejerce como diputado. El año pasado relevó a Cayo Lara como coordinador de Izquierda Unida.

¿Por qué se hizo comunista?
Mi caso fue tardío y raro. La mayoría de la gente de mi edad se afilió siguiendo los pasos de sus padres. Los míos votaban a Izquierda Unida, pero no militaban en el partido. En la adolescencia empecé a moverme en el espacio de la izquierda progresista y a los 17 años me afilié a IU. A partir de ahí hice el camino contrario al habitual y pasé de la moderación del republicanismo democrático al comunismo más radical. A los 20 años entré en las Juventudes Comunistas tras leer una biografía de Julio Anguita.

¿Qué descubrió?
En Anguita vi un compromiso político con el que me sentí identificado. Entendí que esas ideas que yo también compartía solo podían llevarse a la práctica si la gente se implicaba. Curiosamente, esto me pasó mientras estudiaba Económicas en la Universidad de Málaga. Allí enseñan el funcionamiento del capitalismo para optimizarlo, pero yo descubrí que esas teorías eran fantasías que no se correspondían con la realidad, que la vida la explicaban mejor los textos de Marx. Yo me hice comunista estudiando el capitalismo. Pero no quise limitarme a analizar el marxismo, sino que me propuse trabajar para hacer realidad esas ideas. Por eso me afilié.

¿Qué encontró en el partido?
Un montón de familias que interpretaban el comunismo cada una a su manera. Teníamos discusiones larguísimas sobre la revolución de 1917, la primavera de Praga, la caída del Muro de Berlín, el carrillismo… Yo venía del movimiento libertario y la democracia radical, así que impugné el modelo vertical y centralista que imperaba en el partido. Mi análisis era muy crítico, porque encontré discutibles muchos momentos de la historia del PCE.

¿Por ejemplo?
Su papel en la transición. El PCE cometió el error de racionalizar su derrota. Sabía que no había conseguido lo que perseguía, pero se autoengañó y engañó a los militantes diciéndoles que la Constitución del 78 era el camino al socialismo. A partir de ahí, el partido adoptó una estrategia conservadora con un deje muy institucionalista y moderó su discurso para competir en las elecciones. Renunció al leninismo, asumió la bandera monárquica y firmó los Pactos de la Moncloa, que fueron la primera medida neoliberal que se tomó en la España democrática.

¿Carrillo no debió haber firmado aquel pacto?
No coincido con los que dicen que Carrillo fue un traidor al comunismo, pero creo que se equivocó al apostar por la moderación. La relación de fuerzas era la que era, había un clima de violencia insoportable y se hizo lo que se pudo, pero si pides 10 no puedes conformarte con cinco. Carrillo pensó que si se mostraba responsable borraría la imagen que había creado el franquismo sobre el comunismo, pero fue una trampa. Los militantes no se sintieron identificados con ese discurso y en dos años pasamos de 200.000 afiliados a la mitad.

¿Llegó a hablar de todo esto con Carrillo?
Coincidimos un par de veces y siempre le traté con mucho respeto. Me parece injusto que la memoria de este país le haya equiparado a Fraga, igualando a un luchador contra la dictadura con alguien que justificaba la represión, pero esto es otra consecuencia de la cultura de la transición, que se basó en el olvido. De pronto, todos éramos hermanos y nadie hablaba de lo que había pasado. No se podía decir que Suárez había sido un líder falangista ni que Fraga había sido el ministro que justificó el fusilamiento de Grimau. La transición impuso ese silencio, y Carrillo fue uno de los promotores de esa cultura.

Anguita, su referente, veía las encuestas y clamaba: "No me queráis tanto y votadme más". ¿Por qué el comunismo no ha conectado con el electorado de este país?
Para el poder económico, el comunismo ha sido siempre una pesadilla. Hay quien opina que con ese miedo ya hemos cumplido nuestra misión, porque así los capitalistas son más sensibles a las demandas de los trabajadores. Desde el poder económico se ha promovido una propaganda anticomunista que nos pinta como diablos con cuernos y rabo que ha acabado calando en la sociedad. Hoy mismo, en una comisión del Congreso, me han llamado tres veces "comunista" pensando que así me ofenden. Pero el comunismo tampoco ha sabido contrarrestar esa estrategia. La única forma que hay de luchar contra la propaganda anticomunista es construyendo tejido social a través de la práctica política. Los comunistas italianos lo hicieron durante años. Crearon asociaciones de vecinos, ateneos, clubes deportivos e incluso bares comunistas que demostraban que la sociedad podía organizarse de otra manera. El PCE también lo hizo durante la dictadura, pero al llegar la democracia renunció a esa estrategia y dedicó todos sus esfuerzos a la contienda electoral. Al final, el partido y la calle se alejaron, y las clases populares dejaron de votar a los partidos que dicen representarles.

¿No es paradójico?
Sí. Según todos los estudios, el votante mayoritario de IU, PSOE y Podemos es de clase media ilustrada. ¿Dónde están los desposeídos? El reto de la izquierda de este país es resolver este dilema si no queremos vernos como en Francia, donde los hijos de los trabajadores comunistas de los años 70 que sufrieron la desindustrialización liberal de los años 80 y 90 se ven sin industrias donde trabajar y abrazan el discurso fascista de Le Pen. Ser comunista hoy no consiste en votar a un partido que pide nacionalizar las grandes empresas, consiste en construir red social, implica activismo.

¿Cómo lleva que la vieja guardia del PCE le acuse de ser el sepulturero del comunismo por coaligarse con Podemos? Curiosamente, los más mayores entienden mejor el concepto de Unidad Popular que los que se criaron en la transición. El viejo movimiento obrero pensaba en la clase social, no en el partido. Los que se formaron en la cultura de la transición se obsesionaron con el instrumento, llámese PCE o IU, y empezaron a verlo desde una óptica empresarial. Su único objetivo era maximizar los resultados electorales. Precisamente, estos son los más críticos con Unidos Podemos.

¿Para hacer realidad su objetivo político, cree que suma o resta presentarse como comunista?
Hemos estado mucho tiempo asumiendo que decir que eres comunista restaba. En tiempos de Carrillo se pensaba así, por eso intentaban parecer que no lo eran y perdieron la batalla cultural. Comunista equivalía a ser defensor de la democracia y nada más. Tengo la sensación de que esa idea está cambiando. Hace poco di una charla sobre marxismo en la Universidad Complutense y se presentaron 1.300 jóvenes a escucharme. Los viejos decían que no habían visto nada igual desde el comienzo de la democracia. Esta recuperación está siendo posible porque hoy reclamamos ser comunistas, porque ya no nos escondemos.

¿Celebraremos el 50º aniversario de la legalización del PCE o dentro de 10 años hablaremos de otras siglas?
El comunismo va a tener sentido hasta que superemos el capitalismo. Lo de menos son los instrumentos para lograrlo, llámense PCE, IU, Podemos o Unidad Popular. El Partido Comunista, tal y como yo lo concibo, debería encargarse de construir esa nueva sociedad, pero ha de hacerlo de abajo arriba, empezando en la calle. Hablo de un proyecto a largo plazo. Y de una batalla política, porque dentro del partido no todo el mundo lo ve de esta manera, informa El Periódico.

El 3% del nazicatolicismo fascista: mismos testaferros, marisquerías, cotos de caza y palcos de fútbol

La corrupción que ha anidado en torno a los Gobiernos nazicatólicos y corruptos de CiU y del PP durante las últimas décadas tienen muchos puntos en común, según han ido desvelando sucesivos testigos en sus declaraciones antes los tribunales que las investigan, incluídas sus raíces en el franquismo monárquico. Para empezar, las comisiones ilegales.

Valencia: Benavent comparecerá en la investigación secreta de la F1

El caso Valmor se encuentra bajo secreto desde el pasado mes de noviembre. Anticorrupción solicitó esta medida excepcional tras la sorprendente aparición de hechos nuevos y relevantes en la investigación de la organización de las carreras de la Fórmula 1. A continuación, la juez de Instrucción 2 de Valencia acordó una serie de registros en diferentes dependencias de la Generalitat valenciana.

El 3% del nazicatolicismo fascista: mismos testaferros, marisquerías, cotos de caza y palcos de fútbol

La corrupción que ha anidado en torno a los Gobiernos nazicatólicos y corruptos de CiU y del PP durante las últimas décadas tienen muchos puntos en común, según han ido desvelando sucesivos testigos en sus declaraciones ante los tribunales que las investigan, incluídas sus raíces en el franquismo monárquico. Para empezar, las comisiones ilegales. Tanto en Gürtel -la red que ha sacudido los cimientos del Partido Popular y ha llevado a la cárcel a su tesorero, Luis Bárcenas- como en el caso Palau- que ha sumido en una grave crisis a Convergència de Cataluña hasta el punto de obligar a la refundación del partido- los empresarios tuvieron que pagar mordidas de en torno al 3% para hacerse con adjudicaciones públicas. Los diferentes sumarios de corrupción que se instruyen en Cataluña y Madrid certifican que, pese a las supuestas diferencias ideológicas y las posiciones irreconciliables en el debate territorial, las tramas político-empresariales en una y otra comunidad han compartido métodos, protagonistas, testaferros, porcentajes en las mordidas e incluso marisquerías donde celebrar los contratos públicos.

En el caso de Madrid fue el propio cabecilla de la trama, Francisco Correa, quien lo confesó con pelos y señales en la sede de la Audiencia Nacional que juzga la primera etapa de Gürtel. El pasado 13 de octubre el cerebro de la red detalló a preguntas de la fiscal de Anticorrupción Concepción Sabadell su participación en las mordidas y el atajo para hacer llegar dinero al tesorero del PP: "Reunía a un empresario que nos daba la licitación para ver si la obra podía ser para nosotros, yo se lo pasaba a Luis Bárcenas, que lo gestionaba con el correspondiente ministerio. Si el empresario conseguía la obra, yo pagaba la comisión del 2% o del 3% a Génova".

En Cataluña quien lo cantó todo fue el expresidente del Palau de la Música Félix Millet, uno de los principales acusados en este caso de financiación irregular, cuando compareció en la Ciutat de la Justicia el pasado 8 de marzo. El relato del hombre que estuvo casi dos décadas al frente de esta fundación pública (presidió el Palau entre 1990 y 2009) desgranó el camino de las comisiones ilegales y se explayó sobre el procedimiento para que parte de las mordidas acabasen en el hombre del maletín de CDC.

Confesó que el Palau, el escenario de los grandes conciertos clásicos de Barcelona, tenía una puerta de atrás por las que entraban las comisiones ilegales que las constructoras pagaban para que el Govern les adjudicase obra pública. Dio detalles del reparto de las mordidas, que eran del 4%, y de hasta qué punto se habían sistematizado las entregas: 2,5% para Convergència de Cataluña, 1,5% para el propio Millet y un 0,5% para el segundo de este en la institución, Jordi Montull. En total a esta caja B fueron a parar siete millones de euros. Las revelaciones de los ocho años de instrucción del caso Palau evidencian que el expresidente catalán Pascual Maragall se quedó cortó cuando en 2005 dirigió al entonces líder de la oposición en Cataluña Artur Mas aquella famosa frase que tanto indignó al pujolismo: "Ustedes tienen un problema que se llama el 3%".

Igual que Correa en Gürtel, Millet hizo memoria sobre pagos en maleteros de coches en el aparcamiento de la ópera y aludió a una fundación, la Trias Fargas, que sirvió como intermediaria para hacer llegar el dinero a las arcas de Convergencia. También mencionó el nombre de Ferrovial, una de las grandes constructoras españolas, como pagadora de mordidas. En la Audiencia Nacional Correa citó, entre las supuestas empresas que urdieron sobornos, a OHL, Dragados y ACS. Inmediatamente después, estos tres gigantes del ladrillo anunciaron acciones legales contra el cabecilla de la red.

En Madrid también hubo una fundación que sirvió para encarrilar los pagos en B al PP bajo la presidencia de Esperanza Aguirre se llamaba Fundescam y si no hubo condenas fue porque los tribunales determinaron que los delitos habían prescrito. Pero los grandes casos de corrupción de Cataluña y Madrid comparten bastante más que procedimientos. La letra pequeña de los sumarios apunta detalles que hacen ver de qué manera esos supuestos bandos irreconciliables compartieron aficiones y lujos. Como las cacerías.

En los mismos montes de Ciudad Real y Toledo donde la empresa Dyco implicada en la trama Púnica -que indaga sobre adjudicaciones por 250 millones de euros en distintas administraciones- pagaba comilonas y disparos a cargos del PP madrileño, incluido el lugarteniente de Aguirre, Francisco Granados, estaba invitados importantes cargos del último Gobierno de Artur Mas, como el exconseller de Justicia y actual diputado de Junts pel Sí, Germá Gordó. Según consta en la investigación del llamado 3%, otro de los escándalos que agitan Cataluña, pagaba la constructora catalana Oproler, y Gordó no llegó a presentarse en ese coto de caza durante la suelta de perdices. Oproler sí agasajó al tesorero de Convergència, Andreu Viloca, con entradas para el estadio Santiago Bernabéu, palcos de ópera y mariscadas en el restaurante madrileño La Trainera.

Esta marisquería era según Correa el lugar preferido por su socio Alvaro Pérez, el Bigotes, y Jesús Sepúlveda, el alcalde de Pozuelo, para ir a comer angulas. El cerebro de Gürtel justificó así durante el juicio un apunte de 600 euros de la contabilidad de la red que no estaba claro. Los tesoreros del PP y Convergencia también tenían en común una agenda de papel en la que que iban apuntando todo a mano. Viloca en Cataluña. Beltrán Gutiérrez en Madrid. Ambos están imputados y su caligrafía la examinan ahora en los tribunales de uno y de otro lado.

Que la distancia entre el pujolismo y el PP no siempre fue la que se esfuerzan ambos bandos en escenificar ahora lo subrayó el propio Millet, en su declaración ante los fiscales anticorrupción a finales de marzo. El recaudador confeso de Convergència recordó que fue durante su etapa como patrono de la Fundación Faes en Cataluña, entre 2003 y 2004, cuando las subvenciones del Ministerio de Cultura del Gobierno de Aznar se multiplicaron hasta llegar a los 12,6 millones de euros que aportó para la ampliación del Palau.

La investigación a la fortuna de los Pujol ya había puesto de manifiesto que el clan catalán había usado el mismo vehículo financiero para ocultar el dinero en Suiza, la fundación Favona del banco de Ginebra Lombard Odier, que el vicepresidente primero del Gobierno de Aznar, Rodrigo Rato, exponente máximo de la política económica del PP a finales de los noventa y principios de 2000, informa eldiario.es.

Admitida la querella andorrana contra la policía patriótica de Fernández Díaz

A la policía patriótica, que impulsó el anterior ministro español del Interior, Jorge Fernández Díaz (PP), se le están acumulando los enemigos en los juzgados de Andorra. La batllia -juzgado de instrucción- que se encarga de indagar sobre las supuestas amenazas y coacciones recibidas por altos cargos de la Banca Privada de Andorra (BPA) de parte de policías españoles ha admitido a trámite la querella presentada en enero por el Instituto de Derechos Humanos de Andorra (IDHA) contra el comisario Marcelino Martín Blas y el inspector Celestino Barroso.

Millet y Montull dictaban las mordidas a CDC

Jordi Montull, mano derecha de Félix Millet en el Palau en la Música, fue el artífice de los documentos en los que aparecen las supuestas comisiones de Ferrovial a Convergència canalizadas a través de la entidad cultural y sobre todo, el ideólogo de un cuadro en el que figuran pagos a Daniel, al que el mismo expresidente del auditorio indentificó como Daniel Osàcar, extesorero de CDC. Así lo han declarado este jueves en el juicio por el saqueo del Palau dos secretarias de Montull.

Un bombero no quiso custodiar armas para los asesinatos de Arabia Saudí

Un bombero se enfrenta a una suspensión de empleo por negarse a custodiar una carga de bombas por una cuestión de objeción de conciencia. El 13 de febrero de 2017 un cabo de bomberos del Servicio de Extinción de Incendios de la Diputación de Bizkaia, se acerca junto con otros dos compañeros al Puerto de Bilbao para custodiar y supervisar un cargamento de material peligroso.