dissabte, 26 d’agost de 2017

Caso Cursach: palizas, sobornos y explotación laboral en Megapark

Un testigo protegido, una persona que hasta el año pasado trabajaba para Megapark, propiedad del empresario mafioso de la noche balear encarcelado Bartolomé Cursach, ha narrado ante los investigadores un negro panorama en torno a dicho local protegido por la policía corrupta y los degenerados políticos del PP. Según el declarante, varios policías locales y un agente de la Policía Nacional cobraban sobornos o trabajaban para el Grupo Cursach con el fin de evitar las inspecciones o investigaciones oficiales y propiciar una impunidad total de cara a los abusos. Palizas a clientes y camareros, explotación laboral y excesos de aforo de hasta 12.000 personas en una jornada de partido de fútbol son algunas de las irregularidades desveladas por esta persona.

Asimismo, también sitúa al expresidente del PP de Palma, José María Rodríguez, en las fiestas sexuales que organizaba Cursach. El testigo ha sido citado el próximo lunes para que confirme su relato o lo matice ante los abogados personados en la causa, el juez Manuel Penalva y el fiscal anticorrupción Miguel Ángel Subirán. El trabajador menciona en sus declaraciones la existencia de presuntos sobres (sobornos en metálico) para algunos agentes del GAP, una unidad de élite de la Policía Local bajo sospecha de corrupción en este macrosumario.

El hombre ha identificado a siete agentes de la Policía Local ya imputados en el sumario, como los funcionarios que recibían estos sobornos o trabajaban de porteros o personal de seguridad en el local. También cita a un agente de la Policía Nacional que frecuentaba el establecimiento y del que le explicaron que "es un policía que tenemos aquí por si hay algún problema". Este funcionario, al parecer, no está imputado todavía y el testigo no menciona su nombre.

La "protección policial" se habría traducido en que el local se vio exento de inspecciones por prolongación de horarios y excesos de aforos. Tampoco se recibieron visitas en materia de seguridad o de cumplimiento de la legislación laboral, recalca el trabajador. El empleado asegura que Megapark era una mina de oro y menciona que por día se podían hacer cajas de hasta 400.000 euros o más. La media de ingresos de cada caja era de cinco mil euros por turno, había 40 puntos de cobro oficiales y dos turnos por cada día y noche.

El testigo protegido asegura que camareros y personal de seguridad agredían a clientes del establecimiento, pero los incidentes se tapaban para que no trascendiera nada. De acuerdo con su versión, los empleados disponían de un número de teléfono para avisar en caso de una agresión u otro incidente. Después, aparecía una ambulancia de una clínica privada de Palma que atendía a los heridos en un callejón de la parte de atrás y se los llevaba sin que actuase la Policía. El declarante asegura que en mayo del año pasado se desprendieron unos elementos del techo en un reservado del local. Los materiales habrían lesionado a una clienta, que fue atendida por directivos de Megapark y del Grupo Cursach y evacuada a no se sabe dónde en un coche particular.

Los incidentes habrían sido ocultados compensando a las supuestas víctimas con estancias gratuitas en el hotel del Grupo de Magaluf. En 2012, y con ocasión de un importante partido de fútbol, se concentraron en Megapark 12.000 personas. Cada jornada de verano el popular local entre los turistas germanos albergó a entre 2.500 y 4.000 personas a la vez, siempre según el trabajador. No obstante, nadie controlaba el aforo.

El testigo asegura que tiene miedo a las represalias de su empresa, porque ha oído hablar de palizas a un camarero, que fue despedido por hacer mal su trabajo y luego expulsado de la casa donde le permitían vivir. Esta persona, siempre de acuerdo con el declarante, sufrió una paliza a manos de personal de seguridad enviado por un directivo del holding. Las condiciones laborales de los trabajadores de la discoteca eran muy lamentables: los jefes les obligaban a trabajar una media de diez horas al día, 30 días al mes y sin librar ni una sola jornada, y les descontaban importantes sumas por llegar tarde o por no hacer bien sus tareas.

"Por llegar tarde a trabajar te quitan 50 ó 100 euros de tu nómina si lo creen conveniente y le quitan 100 euros a una bailarina si piensan que no anima suficientemente la sala", ha explicado el empleado. En Megapark abundarían los contratos fraudulentos de 20 horas a la semana, cuando la jornada era de 50 horas o más y también las contrataciones en negro. "Hay unas 40 personas que trabajan en negro detrás de la barra y sin uniforme para salir de allí y simular que son clientes en el caso de que llegue una inspección".

El testigo protegido responsabiliza de estas situaciones a varios responsables del local y del grupo, entre los que destaca a Bartolomé Sbert, el número dos del holding y que está en prisión preventiva desde el pasado marzo. "Nada se mueve allí sin que Sbert lo sepa", afirma el declarante. Precisamente estos días Sbert ha disfrutado de un permiso extraordinario en la cárcel para asistir al sepelio y funeral de su padre, el periodista Bartomeu Sbert Barceló. Fuentes próximas a Sbert han rechazado de plano las acusaciones del testigo protegido. Por último, el declarante asegura que el Grupo Cursach disponía en 2016 de más de 200 tiqueteros en la Playa de Palma, "que no eran molestados por la Policía Local", informa Diario de Mallorca.

Más cargos por amenazas a un testigo del caso Cursach
Un hombre de nacionalidad rumana fue excarcelado ayer temporalmente para comparecer ante el juez que investiga el caso Cursach (foto), una gran trama de corrupción entorno al empresario de la noche del mismo apellido, altos cargos del PP balear y 28 policías, y ser informado de nuevos cargos contra él. El preso ya estaba acusado de dar una paliza a un testigo protegido en el sumario y ayer se le imputaron nuevas amenazas a esa persona, un antiguo camarero-jefe de sala de la discoteca Tito's.

El boicot informativo a los Mossos, obra del nazi Fernández
La descoordinación entre los cuerpos policiales que ha salido a la luz tras los atentados yihadistas en Catalunya tiene su origen en el bloqueo informativo al que Interior sometió a las fuerzas de seguridad durante el mandato de Fernández Díaz. De esa época de 'brigada política' y Operación Cataluña queda un protagonista: José Luis Olivera, actual director del CITCO y antes jefe del Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista que bloqueó el acceso de los Mossos a las bases de datos. Foto: Olivera, en la entrevista en el que anunció el próximo fin del Daesh (Estado Islámico).

Los curas con hijos deberán responsabilizarse de ellos
"El bienestar del niño es primordial. El sacerdote debe asumir sus responsabilidades personales, legales, morales y financieras". Esta frase forma parte de una normativa aprobada en mayo en Irlanda que se acaba de hacer pública. Con ella, los obispos de este país rompen uno de los techos de cristal más polémicos en la secta católica a lo largo de más de un milenio: los hijos secretos de los curas. Y es que el celibato sacerdotal no es, ni mucho menos, una norma creada por el inexistente y ficticio Jesusito o sus imaginarios apóstoles de los cuentos de la secta. De hecho, once de los doce apóstoles (todos, salvo Juan), estaban casados, según los falsos relatos de sectas gnósticas, 4 de los 220 conocidos por Ireneo de Lyon (c.180 dne.) y seleccionados en Nicea hacia el año 325 dne. por la secta, y que son los evangelios "ortodoxos" con sus debidas falsificaciones y manipulaciones.

Vicenç Navarro: Lo que no se está diciendo a raíz del ataque terrorista en Barcelona
A raíz del atentado terrorista en Barcelona, se han escrito muchos artículos de gran utilidad, explicando brevemente el origen del Estado islámico y su expansión, muy notable a partir de la invasión de Irak por el Ejército de EEUU y de sus aliados, incluyendo España. Lo que es importante subrayar es que a lo largo de los últimos cuarenta años no es la primera vez que un movimiento musulmán terrorista se establece y expande gracias a intervenciones (muchas de ellas militares) del gobierno federal de EEUU y de otros gobiernos occidentales (los de Gran Bretaña y Francia han sido dos de los más activos) que han estimulado el establecimiento y/o la expansión de tales movimientos.

Los curas con hijos deberán responsabilizarse de ellos

"El bienestar del niño es primordial. El sacerdote debe asumir sus responsabilidades personales, legales, morales y financieras". Esta frase forma parte de una normativa aprobada en mayo en Irlanda que se acaba de hacer pública. Con ella, los obispos de este país rompen uno de los techos de cristal más polémicos en la secta católica a lo largo de más de un milenio: los hijos secretos de los curas. Y es que el celibato sacerdotal no es, ni mucho menos, una norma creada por el inexistente y ficticio Jesusito o sus imaginarios apóstoles de los cuentos de la secta. De hecho, once de los doce apóstoles (todos, salvo Juan), estaban casados, según los falsos relatos de sectas gnósticas, 4 de los 220 conocidos por Ireneo de Lyon (c.180 dne.) y seleccionados en Nicea hacia el año 325 dne. por la secta, y que son los evangelios "ortodoxos" con sus debidas falsificaciones y manipulaciones. Foto: Reunión en 2010 del criminal Ratzinger con los obispos irlandeses en el Vaticano.

Con el paso de los siglos, cuestiones patrimoniales y de poder llevaron a la institución a prohibir el matrimonio de los sacerdotes. Pero no fue hasta el Concilio de Trento, en 1563, cuando se vetó la ordenación sacerdotal a personas casadas mientras la secta asumía el poder administrativo del reino y los curas hacían de registradores como de médicos, quemando a la competencia por hechicería y requisando sus propiedades.

Eso solo en la Iglesia católica, la más criminal, degeneada y anacrónica de las sectas 'cristianas': ortodoxos, anglicanos y buena parte de las iglesias protestantes permiten a los sacerdotes formar una familia. Un cura ha de ser célibe y negarse a mantener relaciones sexuales durante toda su vida. La teoría, sin embargo, no ha impedido que durante siglos hayan nacido millones de hijos de sacerdotes en todo el mundo. Durante el franquismo, se hablaba mucho en España de los "sobrinos" del párroco, pero en la mayor parte de los casos los hijos de los curas en activo eran abandonados en instituciones de caridad o simplemente escondidos.

Tras el Concilio Vaticano II, cuando se estuvo a punto de hacer voluntaria la norma del celibato –una promesa, no un voto, como en el caso de los religiosos y frailes–, muchos clérigos abandonaron el sacerdocio y formaron una familia. Según la Federación Española de Curas Casados, en la actualidad existen alrededor de 450.000 sacerdotes casados, que han formado una familia y que, en su práctica totalidad, han debido abandonar el sacerdocio.

Sin embargo, la situación más complicada es la de aquellos sacerdotes que, sin dejar el clero, incumplen el sexto mandamiento ("no cometerás actos impuros") y mantienen relaciones, algunas de las cuales culminan con el nacimiento de un bebé. Hasta la fecha, al menos en público, ninguna diócesis había hecho nada por el futuro de esos hijos y sus madres.

Ahora, los obispos irlandeses han creado pautas detalladas para asegurar "el bienestar" de los hijos de los sacerdotes y las madres de los pequeños. En la normativa, aprobada en mayo pero que ha visto la luz tras la publicación de un informe del Boston Globe (el diario que destapó el escándalo Spotlight sobre abusos sexuales), se insiste en que "el sacerdote debe asumir sus responsabilidades personales, legales, morales y financieras". El documento también afirma que "es importante que la madre y el niño no queden aislados o excluidos".

La nueva normativa ha sido aprobada gracias el empeño de un psicoanalista irlandés, Vincent Doyle, quien siendo adulto descubrió que era hijo de un cura. Con la ayuda del arzobispo de Dublín, Diarmud Martin, Doyle lanzó la web Coping International, que ofrece recursos jurídicos y civiles para los hijos de los sacerdotes y sus familias. "Nuestro objetivo es eliminar el estigma que nos acompaña y educar a ese grupo de la población sobre los problemas emocionales y psicológicos que con frecuencia acompañan el silencio sobre su situación", apunta Doyle. En apenas unos meses, la web ha sido visitada por decenas de miles de personas en 175 países.

Sin embargo, para Doyle, la prioridad no es determinar cuántos hijos de curas existen en el mundo, sino "la salud mental de los niños que están sufriendo". "Si yo hubiera sido el único, la Iglesia debió haber hecho algo al respecto. Obviamente no soy el único, ¿y qué ha hecho la Iglesia?", sostuvo. Aunque Bergoglio no se ha pronunciado sobre este tema en concreto, siendo arzobispo de Buenos Aires, el cardenal Bergoglio aseguró en 2010 que si uno de sus sacerdotes le confesaba que tenía un hijo, le respondería que sus obligaciones "superaban su vocación". En consecuencia, escribía en el libro Sobre el cielo y la Tierra, el clérigo "debe dejar el ministerio y cuidar del hijo, aun si decide no casarse con la mujer".

En la famosa exhortación Amoris Laetitia, publicada en 2016, Francisco recuerda que "si un niño viene a este mundo en circunstancias indeseadas, los padres y otros miembros de la familia deben hacer todo lo posible por aceptar a ese hijo como un regalo de Dios, y deben asumir la responsabilidad de aceptarlo con ternura y afecto". El dictamen de los obispos irlandeses resulta especialmente relevante, dado que Francisco presidirá en Dublín el próximo verano el Encuentro Mundial de las Familias, donde probablemente el papa pueda encontrarse con algunos hijos de sacerdotes.

En este punto, monseñor Martin reconocía la responsabilidad de los sacerdotes católicos con hijos. En una entrevista con Independent.ie, el arzobispo de Dublín afirmaba que estos curas "deben asumir la responsabilidad" de sus hijos y, refiriéndose a su encuentro con algunos vástagos de esos sacerdotes, afirmó "entender que están pasando por la búsqueda normal de su propia identidad y por la necesidad de saber algo sobre su propia identidad personal", informa eldiario.es.

EEUU: Uno de los curas depredadores, en libertad
Era el prototipo de cura moderno según beatas idiotas y clerigalla degenerada. Guapo, carismático, con melena. Ayudaba a los drogadictos y defendía a los homosexuales. Nadie hubiera podido imaginar que Paul R. Shanley era uno de los depredadores de menores más terribles de la Iglesia católica. Su nombre fue uno de los primeros en ser descubiertos cuando The Boston Globe publicó una investigación que acabó implicando a centenares de sacerdotes en el escándalo Spotlight.

Vídeo completo de “No abusarás. El mandamiento negado en la Iglesia de Francisco”
El documental argentino “No abusarás. El mandamiento negado en la Iglesia de Francisco”, que revela la política hipócrita y la complicidad del Estado del Vaticano en el encubrimiento de las denuncias contra los sacerdotes que cometieron abusos sexuales contra niños y adolescentes. En apenas media hora, el documental No Abusarás expone no sólo los testimonios de víctimas que fueron sometidas a vejaciones sexuales por parte de curas, sino que se adentra en los mecanismos de doble filo desplegados por los altos jerarcas de la iglesia, con el papa Francisco a la cabeza, para que las denuncias no lleguen a la justicia y así no tengan repercusión pública.

El boicot informativo a los Mossos, obra del nazi Fernández
La descoordinación entre los cuerpos policiales que ha salido a la luz tras los atentados yihadistas en Catalunya tiene su origen en el bloqueo informativo al que Interior sometió a las fuerzas de seguridad durante el mandato de Fernández Díaz. De esa época de 'brigada política' y Operación Cataluña queda un protagonista: José Luis Olivera, actual director del CITCO y antes jefe del Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista que bloqueó el acceso de los Mossos a las bases de datos. Foto: Olivera, en la entrevista en el que anunció el próximo fin del Daesh (Estado Islámico).

El boicot informativo a los Mossos, obra del nazi Fernández

La descoordinación entre los cuerpos policiales que ha salido a la luz tras los atentados yihadistas en Catalunya tiene su origen en el bloqueo informativo al que Interior sometió a las fuerzas de seguridad durante el mandato de Fernández Díaz. De esa época de 'brigada política' y Operación Cataluña queda un protagonista: José Luis Olivera, actual director del CITCO y antes jefe del Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista que bloqueó el acceso de los Mossos a las bases de datos. Foto: Olivera, en la entrevista en el que anunció el próximo fin del Daesh (Estado Islámico).

Eran los tiempos del ministro Jorge Fernández Díaz y de sus conversaciones grabadas en su despacho oficial de Interior –que Público desveló en exclusiva–, de la conspiración contra políticos y partidos independentistas catalanes –que confirmó hace poco la comisión de investigación del Congreso de los Diputados–, de la consulta popular del 9-N contra la que la brigada política organizó la denominada Operación Cataluña...

Mientras todo eso ocurría, un hombre de la máxima confianza del ministro dirigía el Centro Nacional de Coordinación Antiterrorista (CNCA), y bloqueaba el acceso de los Mossos d'Esquadra a los bancos de datos policiales sobre las tramas yihadistas internacionales de Europol (SIENA o SIRENE) y de la Interpol. Incluso, les negaba la integración en el propio CNCA y hasta boicoteaba las investigaciones de la policía autonómica catalana contra el yihadismo, como las de la Operación Caronte.

"Es un despropósito que se aislase así a una de las fuerzas de seguridad", subraya a Público un comisario con larga experiencia en la lucha contra el terrorismo islamista. "El responsable del CNCA tenía que haberle dicho al ministro que esa estrategia era enormemente contraproducente, porque si un cuerpo policial no puede consultar una base de datos, tampoco va a introducir sus averiguaciones en ella, como respuesta muy humana de rechazo, y se crean compartimentos estancos que sólo conducen a la duplicidad de esfuerzos y a la descoordinación".

"Olivera siempre le decía 'sí' al ministro porque así se abría el camino hacia otro ascenso", dice un alto funcionario de Interior
Pero el entonces responsable de la coordinación antiterrorista, José Luis Olivera Serrano, "siempre decía 'sí, ministro' porque sabía que así se abría el camino hacia otro ascenso", afirma un alto funcionario del Ministerio del Interior que conoció desde dentro esa etapa y es muy crítico con la estrategia de hacerle el vacío a los Mossos en un campo tan sensible. Fue en aquella etapa cuando Fernández Díaz proclamó, en referencia a la policía autonómica catalana: "La lucha y la política antiterrorista deben ser de Estado, y no se puede dejar en manos de los que no tienen el más mínimo sentido de Estado" (14 de mayo de 2015).

Para esa última fecha, Olivera ya había sido ascendido a la dirección del recién creado CITCO (Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado), producto de la fusión entre el CNCA y el Centro de Inteligencia contra el Crimen Organizado (CICO), convirtiéndose así en el auténtico Zar de la lucha contra el yihadismo. Un puesto que ostenta en estos momentos y desde el que hace poco más de dos meses aseveró, en una entrevista a OKdiario: "El Daesh [el autodenominado Estado Islámico que se ha atribuido la matanza de las Ramblas de Barcelona] puede tener, si no los días, a lo mejor los meses contados"

Olivera –quien también afirmó que este verano "se puede estar muy tranquilo [sobre la amenaza terrorista global] dentro de España"– empleaba en esa desafortunada profecía el acrónimo árabe (Daesh) del más conocido como ISIS (siglas en inglés de "Estado Islámico de Irak y Siria"), correspondiente a "Al-dawla al-islâmiyya fi l-'Irâq wa l-shâm". Pero la realidad es que no es en absoluto un especialista en terrorismo islamista, como subraya el comisario antes citado, quien domina el árabe clásico y el árabe dialectal de la región de Siria y Jordania al haberse formado durante meses en la zona con los servicios de inteligencia israelíes.

De hecho, el único título con que cuenta Olivera para dirigir el más alto cargo de lucha contra el terrorismo es el de "graduado en Criminología" que concedía la Universidad Rey Juan Carlos, tras un seminario a distancia on-line de un año de duración y sólo 60 créditos. Un grado que ya no se imparte porque la Secretaría General de Universidades calificó el contenido del mismo de “insuficiente a todas luces” siquiera para obtener un título de diplomado.

Por ello, el inspector de la Policía Nacional Jesús Andrés de Dios presentó un recurso contra su nombramiento como director del CITCO, que finalmente fue desestimado por el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 3 de la Audiencia Nacional, aduciendo que en las bases de la convocatoria para opositar a ese nuevo cargo de Zar del Antiterrorismo "no se exigía efectivamente ningún título específico o cualidad de doctor, licenciado, ingeniero, arquitecto o equivalente para su provisión".

Un altísimo cargo que se inventó el ministro Fernández Díaz hacia el final de su mandato y con el que recompensó a Olivera por su lealtad y su participación –como anterior director de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF)– en la brigada política de Interior. Ya antes de la llegada de Rajoy al poder, Olivera había ayudado desde la UDEF a altos dirigentes del PP a zafarse de escándalos como el del espionaje entre sus líderes políticos en la Comunidad de Madrid.

Diversas fuentes policiales y de inteligencia coincidentes aseguran a Público que Olivera fue el ejecutor, tanto desde el CNCA como después al frente del CITCO, de la política de aislamiento de los Mossos de las redes policiales internacionales sobre terrorismo islamista. Estrategia que envenenó las relaciones entre la Generalitat y el Ejecutivo de Rajoy y que fue airadamente protestada desde el Parlament de Catalunya y en el Congreso por el portavoz de Esquerra Republicana Gabriel Rufián.

No tener vigilado al imán de Ripoll fue un clamoroso fallo de la Inteligencia Antiterrorista que dirige Olivera
Tras los atentados de Catalunya ha estallado de nuevo la polémica en torno a ese boicot nacional e internacional a los Mossos –que por fin el nuevo ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha prometido levantar– a causa del clamoroso fallo de inteligencia que supuso no tener vigilado al imán de Ripoll que era el cabecilla del comando. Un imán extremista que estuvo preso en Castellón y años antes había sido vinculado con el jefe de otra célula islamista... hechos de los que no tenían información los Mossos.

Interior incluso ha contraatacado acusando a los Mossos de haber desestimado una advertencia de las autoridades belgas sobre ese imán. Pero la comunicación de un policía belga con los Mossos era en realidad una petición de información –de la que los agentes catalanes no disponían porque tampoco tenían acceso a la base de datos del CITCO– y tuvo que ser necesariamente a extraoficial y a título personal porque la policía autonómica no está integrada en la Europol.

Otra polémica sobre la falta de acceso de los Mossos a información internacional sensible sobre grupos terroristas se desencadenó tras publicarse que la mismísima Agencia Central de Inteligencia (CIA) de EEUU les había informado directamente de que habían detectado una amenaza yihadista concreta contra las Ramblas de Barcelona. El propio presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, lo desmintió en el programa El Objetivo de Ana Pastor: "Las policías tienen relaciones con otras policías y las agencias de inteligencia tienen relación con otras agencias de inteligencia”, explicó a la periodista. “A una policía como los Mossos d’Esquadra ya nos gustaría tener relación directa con la CIA, pero evidentemente eso no ha ocurrido”.

Pocos minutos después, Ana Pastor le preguntaba directamente a Olivera si se había transmitido a los Mossos alguna alerta de atentado, procedente de servicios secretos extranjeros, sobre una amenaza yihadista contra Barcelona, y su respuesta resultó evasiva e inconsistente (véala a partir del minuto 1:04:00 de este enlace).

Fuentes cercanas a los servicios secretos españoles han confirmado a Público que tanto la CIA como otras agencias de inteligencia de países aliados habían advertido desde hace meses de que Barcelona era un objetivo prioritario de los grupos yihadistas. Incluso se produjeron amenazas directas en páginas web islamistas, con ilustraciones alegóricas como la que encabeza este artículo, en la que aparece la Sagrada Familia, que se acaba de identificar como el blanco contra el que inicialmente pretendía atacar el comando, un plan frustrado por la explosión accidental de su arsenal en Alcanar (Tarragona, a 200 kilómetros de las Ramblas), que causó la muerte del imán.

Esas alertas de la inteligencia internacional sobre la amenaza yihadista contra Barcelona sí acabaron llegando a conocimiento de los Mossos, pero siempre por vías extraoficiales e informales, ya que el CITCO no les proporcionaba información, informa Público.

La PN sabía que el imán de Ripoll era de Al Qaida
El imán de Ripoll, presunto cerebro de los atentados terroristas en Barcelona y Cambrils y muerto en la explosión accidental de la vivienda de Alcanar (Tarragona), fue investigado en el año 2005 por su vinculación al grupo terrorista Al Qaida. Hace más de 12 años agentes de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional pidieron autorización al juez Fernando Grande-Marlaska -actual presidente de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional- para intervenir el teléfono del imán. La Policía Judicial justificó la petición con sospechas de que el marroquí Abdelbaki es Satty estaba vinculado con dos organizaciones terroristas integradas en la red de Al Qaida, Ansar Al Islam y el Grupo Islámico Combatiente Marroquí.

EEUU realiza experimentos biológicos secretos en Ucrania
Una red de laboratorios biológicos está llevando a cabo experimentos secretos en Ucrania bajo el control de Estados Unidos, revela CyberBerkut. El grupo de hackers ucranianos “CyberBerkut continúa vigilando las actividades encubiertas de los servicios especiales de Estados Unidos y las organizaciones no gubernamentales en Ucrania”, destaca el grupo ucraniano en un comunicado publicado el miércoles en su página web.

La "recuperación" de Rajoy: los costes laborales siguen en negativo
La recuperación de la actividad económica -o, mejor dicho, del beneficio empresarial- continúa impulsando el empleo —480.000 empleos a tiempo completo equivalente creados en los últimos 12 meses, aunque más de la mitad temporales—, pero los salarios continúan sin despegar. Hasta el punto de que los costes laborales unitarios —el sueldo en relación a la productividad— continúan en negativo. En concreto, en el segundo trimestre del año, la remuneración nominal por asalariado (con inflación) se redujo el 0,1% en términos anuales, lo que, unido al aumento de 0,3% del deflactor implícito del PIB, dio lugar a una caída de la remuneración por asalariado en términos reales del -0,3%.